Se volvió loco: Ardente le dedicó una atajada al arbitro a los gritos

El arbitro Julio Barraza decretó la pena máxima por una supuesta mano del verdinegro Federico Milo y sus compañeros estallaron de la bronca. Claudio Bieler, delantero de San Martín de Tucumán, pateó de buena manera pero Luis Ardente respondió mejor y sacó el balón sobre su palo derecho, con algo de fortuna.

Luego de la acción, salió despedido del arco para gritarle la atajada al juez, ante la presunta injusticia.