D’Onofrio destrozó a Angelici tras sus dichos por la noche del gas pimienta
D’Onofrio destrozó a Angelici tras sus dichos por la noche del gas pimienta

donofrio-angelici

Luego de las declaraciones de Daniel Angelici explicando los motivos que generaron el quiebre en la relación con Rodolfo D’Onofrio, el presidente de River salió a contestarle al mandamás de Boca.

“Yo no estoy peleado con D’Onofrio pero sí tengo diferencias. Haber entrado a la cancha de Boca, haber llegado a la Conmebol antes que Boca, que era el único que estaba citado, que haya llevado un certificado oftalmológico de un hospital que no tiene guardia… Un montón de cosas que me parece que en la buena convivencia no correspondía”, dijo Amgelici.

D’Onofrio recogió el guante y contestó. Los fragmentos más importantes de la entrevista que el presidente de River le concedió al programa Un Buen Momento por Radio La Red:

“Hay momentos en que veo las diferencias que tengo con Angelici. Hablar de ese hecho a esta altura… Por supuesto que él tiene su relato y yo tengo el mío. Fui a jugar un partido clave contra Boca, donde mis jugadores entraron a un campo que se siente mucho la gente y sin ningún tipo de problemas. Ocurrió algo muy desgraciado y hubiera sido una sanción mucho más dura, se hablaba que iba a ser durísima con más de un año sin poder jugar de local, pero yo, que por cierto me costó mucho porque los hinchas de River me trataban mal, defendí a Boca para que solamente le pusieran una fecha de sanción para jugar sin público. De qué enojo me va a hablar, si nosotros fuimos los agredidos”.

“Entré al campo porque uno de los mejores médicos oculistas del país me escribió contándome que los jugadores podían sufrir una lesión suave, media o grave y ellos son como mis hijos. Yo por mi temperamento jamás me metería en una cancha de fútbol y menos en la de Boca, por respeto a toda la gente de Boca. Pero hoy te digo que me volvería a meter en cualquier lugar donde han agredido a los jugadores, como si estuvieran en un circo romano y donde podrían tener lesiones. Por suerte fueron suaves, le duraron unos días nomás, pero lo haría otra vez porque son como hijos míos. Y lo siento de esta manera”.

“No quise agredir ni faltarle el respeto a nadie de Boca. Es más, volví al vestuario y me vino a buscar Angelici, quien me pidió que lo ayudara a sacar a los jugadores de River de la cancha porque no podían salir. Fuimos juntos, caminamos hasta la manga y le dije para entrar, y él me dijo que no, que mejor nos quedemos ahí. Y tratamos de que los jugadores de River pudieran entrar a la manga”.

“Al día siguiente me llamó pidiéndome disculpas por lo que había ocurrido. Qué pasó después no lo sé, pero creo que es historia vieja. Si está herido, le digo que River nunca quiso herirlo. Nosotros fuimos los heridos, no nos acordamos que el atentado fue terrible. Nos quedamos en las anécdotas y entonces esto es terrible.”

“En los momentos que he estado con él nunca me ha planteado quejas o algo que le haya molestado. Hará quince días que no hablo con Angelici, que fue cuando estuvimos en una reunión por el tema de los asambleístas 21-22 de la AFA”.

“Yo no tengo ningún problema y soy capaz de mirar el partido al lado de él. Al revés, creo que hay que construir y soy antigrietista de toda la vida. Me parece que debe haber otra cosa que no tiene nada que ver con todo esto. Son declaraciones a destiempo y en un tema que al revés, porque fue a River al que lo afectaron, le pusieron una bombita y le pudieron generar una lesión en los ojos a los jugadores, ¡¿de qué están hablando?!”.

“Realmente me cuesta entender que todavía no lo asuman y que justamente cuando hablo al día siguiente con él se lamenta por todo lo que invirtió en seguridad y le ocurrió eso. Estoy convencido que los directivos de Boca no tienen nada que ver, por eso salí a defenderlos después para que no fueran suspendidos y que pudieran jugar en la Bombonera”.

“En el viaje a la Conmebol, River no hizo ninguna presentación. Solo dejamos las pruebas del problema oftalmológico y no hicimos más nada porque no éramos parte. Sí teníamos una obligación y fuimos a presentarlo nada más. Nos dirigimos a la mesa de entrada y presentamos los elementos, nada más. No pedimos los puntos, ni el partido ni nada”.

“Se jugó un primer tiempo bárbaro, estábamos felices y convencidos de que íbamos a ganar, pero apareció un loco y se le ocurrió hacer lo que hizo. El resultado es que ahora vamos a ser culpables de algo, si alguien perdió tiene que asumirlo. Nosotros perdimos con los ecuatorianos en cancha de River y no le voy a echar la culpa al arquero de ellos que se atajó todo. Quedamos afuera y a otra cosa”.