Aunque no se trata de agua potable, sí se puede utilizar para riego, higiene o para los animales, por lo que se trata de un beneficio gratuito para la población marginal en un contexto en donde el agua no abunda en absoluto.