Stephen Curry

Sephen Curry, MVP de las últimas dos temporadas de la NBA, hizo un polémico comentario contra Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, y está sufriendo las consecuencias.

A raíz de dicho comentario, Curry tuvo un encontronazo con Kevin Plank, dueño de Under Armour, principal sponsor del basquetbolista.

En declaraciones a CNBC, Plank dijo que Trump era un “asset” (líder positivo), en referencia a su llegada a la presidencia, y Stephen curry, ligado al empresario, recogió el guante.

El jugador franquicia de los Warriors aseguró que está de acuerdo con el empresario, siempre y cuando cambien el “et” final por “ass”. Esto formaría la palabra “asshole”, que en español significa idiota.

Por esta ironía, el empresario se comunicó con el basquetbolista, que inmediatamente salió a minimizar sus declaraciones, y dijo: “Realmente yo no quiero hablar de política. No he votado a Trump y tampoco lo he apoyado en su campaña”.

Finalmente, en cuanto al vínculo con su sponsor, dijo que “si hay una situación en la que me mire al espejo y vea que no comparten mis intenciones, que no tienen la actitud correcta respecto a cuidar a la gente. Si puedo decir que no están en la línea de mis valores básicos, entonces no habría cantidad de dinero ni organigrama que no dejase de lado por ser quien soy. Es una decisión que tomaré cada día cuando me despierte. Si hay algo que no está en la línea que he dicho, entonces necesitaré tomar una decisión en ese sentido”, concluyó, enfático, Curry.

Diario Perfil y Nexogol

Comentarios

Comentarios