El intendente de Laprida en Radio Provincia hablo sobre el caso de Daiana Abregu, remarcó la importancia de que se realice una investigación profunda.

Con toda una comunidad movilizada por los recientes hechos ayer el intendente municipal de Laprida compartió su preocupación por los sucesos del pasado domingo. En tal sentido, explicó que “como comunidad pequeña que somos una noticia de este tipo con un hecho tan grabe, tan doloroso, ha puesto a todos nosotros en un estado de conmoción, especialmente a la familia por el dolor de perder a un ser querido en una circunstancia tan grabe, tan triste”.

Pablo Torres pudo encontrarse en varias oportunidades con los padres de Daiana Abregu, Roberto y María Laura. Ambos le compartieron las dudas que tiene sobre la explicación inicial que fue convalidada por la primera autopsia. En diálogo con Picado Fino se refirió puntualmente a esto y agregó que “según me informo el fiscal Urlézaga establecía que no había ningún trauma, salvo lo relacionado con el ahorcamiento. La familia, el papa, la mama, me dicen que ellos además en el cuerpo vieron marcas en las muñecas, que pueden ser compatibles con las esposas producto de la aprensión y que también le vieron una marca en la zona cercana a la nariz. Yo lo que he hablado con ellos es que me parece importante que le trasmitan todas sus dudas al fiscal de delitos especiales, que es quien está ahora a cargo de la investigación”.

El fiscal José Ignacio Calonje estuvo durante todo el martes interiorizándose en el expediente. Buscó las cámaras del Hospital Municipal, lugar al que Daiana había sido trasladada a la guardia en el trascurso de los hechos. Además, el fiscal ya cuenta con la información de que en la ciudad se cuenta con seis cámaras que tomaron imágenes de distintos lugares del distrito.

Torres asentó que “hay imágenes del momento de la aprensión. Si bien no hay imágenes del interior de la comisaria, hay imágenes de la puerta, así que se pueden ver las entradas y salidas de las personas y horarios. Y bueno finalmente pudimos entregarle al fiscal imágenes de todo el día completo de seis cámaras. También la policía judicial concurrió al hospital municipal y se llevó el libro de guardias, la historia clínica de Daiana. Así que esperamos que se haga una investigación profunda y que esclarezca con la mayor de las circunstancias que rodearon a este triste fallecimiento”.

Además, el intendente resaltó que “Es importante que se realice una investigación a fondo, por eso es importante que el fiscal tenga acceso a la mayor cantidad de información y documentación, por eso es importante que la familia tenga un adecuado acceso a la justicia. Por Daiana, por los familiares y por la comunidad de Laprida que tiene que volver a la tranquilidad que no debimos haber perdido. Es necesario saber con un rigor de certeza absoluta que es lo que ocurrió y quienes han sido los responsables”.

Pablo Torres también hizo referencia que más allá de que se confirme la sospecha de un suicidio es de una altísima gravedad lo que sucedió, porque alguien no cumplió con su responsabilidad en un lugar que tiene que ver con el estado, que está para cuidar a la comunidad, por lo que se actuó con un nivel de negligencia demasiado importante. En palabras del intendente: “Había una persona encargada de cumplir el rol que la policía llama de “imaginaria”, efectivamente esa persona a la mañana siguiente fue separada de la fuerza y ahora la gente de asuntos internos del Ministerio de Seguridad están investigando la falla administrativa al mismo tiempo que la justicia sustancia la parte penal”.