“Se dio la vuelta y se puso debajo de mí, como pidiendo ayuda”, contó el instructor de buceo Ben Johnson, quien estaba con un grupo de turistas en las Islas Caimán.

El hombre vio que el animal tenía un cuchillo de unos 30 centímetros clavado y no dudó en sacárselo.

“Afortunadamente, el tiburón parece estar recuperándose, e incluso lo vimos nadando alrededor del mismo arrecife”, comunicaron en Facebook desde el resort Cayman Brac.

Y recordaron: “Todo nuestro equipo de buceadores recuerda a otros que deben respetar a nuestros hermoso amigos bajo el agua, y que son una especie protegida en las Islas Caimán”.