Roberto Carlos Fernández, de 50 años, caminaba junto a su sobrina cuando en el fondo se puede ver cómo el rodado se acerca velozmente por la espalda. La rueda pertenecía a un auto que era remolcado, se desprendió y cruzó toda la avenida hasta golpear a Fernández.

Comentarios

Comentarios