En España, un youtuber quiso cometer un delito en búsqueda de fama, y termino realizando un papelón en las redes sociales.

Abel García, de 27 años, se filmó agrediendo con gas pimienta a un repartidor de pizzas. Se trataba de una cámara oculta que “pegue”, para poder avanzar de los 15 mil suscriptores que tenía su cuenta hasta ese momento.

El joven llevó adelante su broma, pero el video terminó siendo censurado “por infringir las normas sobre acoso e intimidación”, y le abrieron una investigación donde descubrieron que era todo falso.

 

Mirá el insólito video