Un hombre que desde el lunes está sin luz y agua, porque cuando no hay energía eléctrica las bombas no funcionan y las canillas se secan, decidió balarse en el servicio al cliente.

Este vecino de Parque Sicardi, en La Plata, se cruzó la mitad de la ciudad, llegó hasta el centro y a las 10 de la mañana hizo su entrada en Edelap, la empresa que le presta el servicio a los platenses.

Se sacó la remera, se colgó la toalla en la nuca, agarró un shampú, un jabón, pidió permiso y se metió en el baño, directo a ducharse.

“Desde el lunes que no tengo luz, ni agua. Así no se puede vivir. En noviembre, estuve tres semanas sin servicio. Ahí fui con la vajilla toda sucia para que entiendan lo que uno pasa”, cuenta Blesa por teléfono a TN.com.ar. “Me atendieron y me dijeron que lo iban a solucionar”.

Blesa vive sobre la calle 646 entre 1 y 6. “Es una zona rural y como somos pocos los vecinos, somos a los últimos que le solucionan los problemas”.

Consultado sobre lo peor de la situación, detalló: “A las siete de la tarde, cuando ya sabés que se termina el día y te quedás a oscuras, y así al día siguiente. No podés lavar los platos, tenés que gastar plata en comida hecha, irte a bañar a la casa de un familiar o amigo. No se puede más así”.

Comentarios

Comentarios