Conflicto en Loma Negra-Barker: Reducción de personal y audiencia sin resultados

La empresa insignia del cemento le comunicó a sus empleados de la planta de Barker que no se renovarán contratos ni se cubrirán vacantes de personal. Los operarios de la fábrica que aglutina a 350 trabajadores decretaron un paro total por tiempo indeterminado y sospechan que puede ser el inicio de un proceso de vaciamiento irreversible, pese a que el sector está en crisis. Las partes se reunieron en la delegación juarense del Ministerio de Trabajo de la Provincia sin avances.

Los trabajadores de la planta de Loma Negra ubicada en Barker, localidad del vecino Partido de Benito Juárez, determinaron llevar adelante un paro total de actividades por tiempo indefinido, ante la decisión de la firma de no renovar contratos o cubrir puestos vacantes, ni tampoco efectuar pases a planta permanente de los contratos vigentes.

Este hecho encendió la alarma de los trabajadores, que temen que se inicie un proceso de reducción de personal que derive en el vaciamiento de la planta fabril que emplea a 350 personas.

Si bien por el momento son cuatro los puestos que no se renovarán, la raíz primigenia del conflicto surgió en el pueblo nucleado alrededor de la producción cementera, a partir de la ampliación de la planta de la ciudad de Olavarría. Los operarios sospechan que cuando la obra esté terminada podría absorber la matriz productiva de Barker, desencadenando nefastas consecuencias.

Martín Isasmendi, titular de la Asociación de Obreros de la Minería Argentina (AOMA), delegación Barker, en comunicación con El Eco de Tandil, manifestó que “hasta ahora no había pasado nada, la planta marchaba con normalidad y se reponían los puestos de trabajo que quedaban vacantes, pero el lunes de la semana pasada nos reunimos con responsables de recursos humanos y jefes de producción y mantenimiento, y nos informaron que desde AOMA nacional bajaron esa directiva de no renovación, ya sea de personal propio o tercerizado”.

Esta decisión implicaría, según los obreros, una reducción de personal que comienza el 31 de marzo y “no se sabe cuándo ni dónde termina”.

Por lo que, en el día de ayer, se llevó a cabo en la sede Benito Juárez del Ministerio de Trabajo una audiencia entre representantes del gremio Aoma Barker y de la firma Loma Negra. Desde el gremio, dieron a conocer el contenido del acta firmada en la sede laboral en la que se desprende que no hubo avances significativos y que aún no fue dictada la conciliación obligatoria.

El  sindicato presentó un petitorio para que “no se despidan más personas” y se dicte la conciliación obligatoria, además reiteró la posición respecto a la situación de los “contratos a plazo fijo” que “históricamente pasaban a planta permanente” al tiempo que desconoció la existencia de una caída de los despachos dado que “la empresa liquida un premio del 10% como premio máximo al despacho”.

En tanto el representante de Loma Negra manifestó que “no ha existido violación a la norma laboral alguna”, que “oportunamente se realizaron contratos a plazo fijo notificados previamente al sindicato” y que “no cubren puestos permanentes”.

Mencionó que tampoco existe “obligación de cubrir puestos vacantes que se generan por jubilación o renuncias” y que dada “la caída de demanda de los despachos de la planta Barker la compañía no considera necesario la reposición de vacantes” para luego definir a la medida de fuerza como “ilegal” y que provoca “graves perjuicios a la empresa paralizando el horno y equipos”.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *