La madre de Paul Walker reveló como fueron los últimos minutos del actor

El día de su muerte, el 30 de noviembre de 2013, Paul Walker desayunaba junto a su familia, a quienes les compartió el deseo de ir a comprar un árbol de navidad más tarde. Luego, leyó un mensaje que le recordó que tenía un evento benéfico y dijo que tenía que irse.

“Estábamos teniendo esta linda conversación, y él se olvido de un evento al que tenía que asistir”, cuenta Cheryl, su madre, en el film. “Entonces recibió un mensaje de texto y reaccionó de inmediato. ‘Oh Dios mío, yo ya debería estar en un lugar’, nos dijo”. Era un evento solidario, obviamente vinculado a los autos deportivos, organizado por su ONG Reach Out Worldwide.

Unas horas después, sucedió lo que ya es de público conocimiento. El viaje junto a su amigo Roger Rodas en el Porsche Carrera GT, el accidente y la muerte de ambos.

El documental, que se llamará “I am Paul Walker”, busca mostrar el otro lado del actor detrás del éxito de sus películas. Allí, Cheryl vuelve a afirmar que hay una mirada injusta sobre la vida de su hijo: “Creo que mucha gente piensa que él era sólo una estrella de cine que murió en un accidente automovilístico’. Pero había mucho más para él. Eso era solo una parte de lo que era. Era un hombre increíble”.