Tres Arroyos: amenazan con armas y reducen a una familia para robarle en su casa

Eran las tres y media de la tarde y nadie en la familia Nigro suponía en estos tiempos de relativa calma en materia de inseguridad, el sol de la tarde tresarroyense se nublaría con un violento incidente en su propia casa.

Dos delincuentes armados aprovecharon el momento en que la esposa de Juan Carlos Nigro (56) salió a la calle a buscar algo en su camioneta y se mandaron al interior del inmueble ubicado en calle Magallanes 634. En pocos segundos redujeron al matrimonio y se dirigieron al dormitorio donde dormía una siesta su hijo de 28 años.
Enseguida los tres estaban atados con cordones de zapatillas, mientras los delincuentes revisaban toda la casa provocando desorden en busca de dinero en efectivo.
“Cuando sale la mujer a la a la calle deciden entrar. Cuando vuelve, la empujan y los reducen”, comentó una fuente policial cercana al caso. Los dos hombres actuaron a cara descubierta, aunque denotando el profesionalismo que también evidenciaron con el uso de guantes y pistolas, no les permitieron a las víctimas que les vean la cara.
Tal como informaron fuentes del caso, los delincuentes estaban armados con pistolas, algo que el propio Nigro le confirmó a la policía, basándose en su conocimiento de armas.
Nigro, que se dedica a la electromecánica, no pudo precisar si los ladrones sabían de la existencia de dinero en la vivienda, aunque sin informar sobre el faltante, pudo saberse que habría sido una importante cantidad de efectivo.
“Desde que entraron buscaban una importante suma”, agregó el vocero policial, sin poder precisar la existencia de un dato previo entre los ladrones. De acuerdo a las estimaciones que se realizan en la seccional tresarroyense, hacía más de un año y medio que no ocurría un hecho de estas características a plena luz del día.

“Muy nerviosos”
Tal como pudo saberse, apenas se fueron los delincuentes con el dinero que encontraron en la casa, los Nigro lograron desatarse y llamaron inmediatamente a las autoridades policiales.
En pocos minutos, estaban en el inmueble los jefes de la seccional y hasta la nueva jefa departamental. Sin embargo, las víctimas estaban muy nerviosas por la situación que les había tocado vivir y no pudieron explayarse mucho en detalles.
No obstante, con los datos recabados, las fuerzas de seguridad confían en poder avanzar en la investigación por “robo calificado por el uso de armas” que es instruida por la Unidad Funcional de Instrucción N°6, a cargo del doctor José Bianconi.
Fuente: LVP

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *